La Columna Vertebral

La Osteopatía cuenta con un reconocimiento a nivel social importante pero muchas personas siguen preguntando cual es la diferencia entre esta y otras técnicas manuales. La gran diferencia es la forma de entender al cuerpo, su globalidad, la interrelación entre los sistemas…

La forma de ver la Columna vertebral que tiene el Osteópata difiere mucho del concepto que se ha estandarizado y que está en conocimiento de todos como es la división estructural por las regiones cervical, dorsal, lumbar y sacro coxígea.

La Osteopatía utiliza la columna con distinta visión dependiendo si se quiere trabajar sobre sus curvas, sobre su movimiento, sobre el sistema simpático o sobre el desarrollo de ésta.

Hay que remontarse hasta nuestros pioneros como Littlejohn, Hall o Wernham para entender esta visión característica de la Osteopatía.

La valoración de los arcos estructurales nos dice como se relacionan los arcos entre ellos y las transiciones entre curvas.

Pero la columna no es una estructura rígida sino que realiza gran cantidad de movimientos en el espacio. Esta visión, a nuestro parecer, es la que más nos diferencia ya que el movimiento de la columna se realiza sobre otra división que sería la funcional. Estos arcos son sobre los que se realizan todos los movimientos y no se dividen como los estructurales sino en tres arcos, superior: C1-C4; medio: C6-D8 e inferior D9-L4 con sus correspondientes vértebras pívot que unen dichos arcos. La osteopatía valora la estática pero sobretodo la dinámica y es esta la forma de entender el movimiento que hace.

Pero también la columna con palabras de J. Wernham “son las teclas del piano para acceder al S. Nervioso”. Los arcos fisiológicos son la división fisiológica de la cadena ganglionar simpática, teniendo en el arco superior fisiológico las funciones de respiración, asimilación, digestión y en el inferior la excreción, reproducción.

La cifosis primaria que queda entre las vértebras D5-L2, el llamado arco central, será la que haya que cuidar para el correcto desarrollo de las lordosis secundarias.

Por todo esto, la Osteopatía tiene su propia forma de ver la columna, estudiarla y trabajarla y es fundamental este conocimiento para poder utilizar nuestra propia nomenclatura y realizar nuestro trabajo de distintas formas según lo que queramos abordar.

 

 

Jose C. Alvarez Rejón. Director del centro y escuela CEQO Osteopatía. Granada.

Nº de socio 851

Escrito por Equipo CEQO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *